Epistaxis

El término epistaxis se refiere a una hemorragia de origen nasal.

Es una condición bastante común entre la población en general, y aun cuando es motivo frecuente de consulta, solo un 6% de los casos amerita tratamiento. A lo largo de su vida, se estima que cerca del 60% de las personas presente algún episodio que puede ocurrir de manera espontánea o como consecuencia de algún traumatismo. Dentro de este porcentaje, es mayor la ocurrencia en niños menores de 10 años y adultos mayores de 40.

Epistaxis en Panamá
Paciente con Epistaxis

El acondicionamiento del aire que ingresa a través de las fosas nasales

es una de las funciones principales de la nariz. Para llevarla a cabo, se requiere una buena irrigación de la mucosa nasal, la cual se produce mediante el sistema carotideo interno (compuesto por arterias etmoidales anterior y posterior) y el sistema carotideo externo (conformado por la arteria labial superior, arteria palatina mayor y arteria esfenopalatina).

Siendo éste un sistema tan complejo y vascularizado,

al momento de existir algún factor predisponente, se favorece el sangrado. Tomando como referencia este sistema de irrigación, se puede clasificar la epistaxis de la siguiente manera:

  • Epistaxis anterior. Ocupa cerca del 90% de los casos (mayormente en niños) y suele presentar hemorragia leve a moderada. Se produce generalmente en el área del “plexo de Kiessellbach” en donde convergen las arterias antes mencionadas; aunque también se incluyen en esta clasificación aquellas epistaxis que se originan en otras áreas de la región anterior de la nariz, por ejemplo los cornetes inferiores.
  • Epistaxis posterior. Proviene del área posterior de las fosas nasales y produce el restante 10% de las epistaxis. Son hemorragias de mayor cuantía que pueden afectar el estado hemodinámico;  su tratamiento es un poco más complejo y sus manifestaciones más prolongadas.

La gravedad del sangrado se determina en función de su origen y la causa que lo produce. Existe también una clasificación de las diferentes causas que pueden originar la epistaxis:

Causas locales

  • Traumatismos. Cualquier tipo de lesiones, contusiones, fracturas, cirugías faciales o incluso manipulación violenta que se realice en la zona de la nariz.
  • Presencia de cuerpos extraños (ocurre con cierta frecuencia en niños pequeños).
  • Procesos inflamatorios e infecciosos; como rinitis, sinusitis, pólipos nasales, entre otros.
  • Desviación o perforación del tabique nasal.
  • Irritación de la mucosa con productos químicos.
  • Cambios de altitud en forma súbita.
  • Tumoraciones en la región nasal.

Causas sistémicas 

  • Medicamentos anticoagulantes, aspirina y antinflamatorios.
  • Vasodilatación por intoxicación alcohólica.
  • Discrasias sanguíneas (trombocitopenia, anemia aplásica).
  • Enfermedades vasculares e hipertensión.
  • Enfermedades neoplásicas hematológicas.
  • Insuficiencia hepática.
Recomendaciones sobre epistaxis

El sangrado generalmente es controlado

 luego de 15 – 20 minutos sin requerir para ello asistencia médica. Si esto no sucede, debe consultarse a un especialista y de ninguna manera considerar la automedicación; prestando especial atención a pacientes de edad avanzada o que presenten síntomas de taquicardia, mareos y/o hipotensión.

Algunas de las indicaciones que debe seguir ante un episodio de hemorragia nasal son:

  • Se debe sentar a la persona y hacer que incline la cabeza hacia adelante para facilitar que la sangre fluya hacia el exterior de su nariz y evitar la aspiración. Si por el contrario, la cabeza se lleva hacia atrás, es probable que se produzcan mareos, náuseas y vómitos por ingerir la sangre.
  • Generar una suave presión en las narinas durante al menos 5 minutos. Si el sangrado persiste, debe intentarlo durante 5 minutos más. También debe presionarse firmemente el hueso junto al área blanda de la nariz (área de Kiessellbach) para promover la coagulación.
  • Si finalmente la hemorragia persiste; se debe realizar un sutil taponamiento mientras traslada al paciente, ya que es preciso contar con intervención médica.

El especialista intentará aplicar las mismas maniobras antes descritas mientras realiza un examen físico. Puede que solicite algunos análisis adicionales e indagará sobre ciertas condiciones y antecedentes familiares para determinar las posibles causas de la hemorragia. Luego de esto, le indicará la técnica que se debe aplicar según el caso:

  • Cauterización química, eléctrica o endoscópica. Se aplica anestesia local y se “quema” el vaso que ha sido identificado como causante de la hemorragia.
  • Taponamiento nasal anterior. También con anestesia local, se introduce en la nariz gasa o “tapones” elaborados con distintos materiales y diseño específico, todo esto con ayuda del equipo instrumental especializado. Debe mantenerse entre 5 – 7 días antes de ser retirado.
  • Taponamiento nasal posterior. Amerita hospitalización y el uso de una sonda de Foley; siendo preciso un mínimo de 7 días antes de considerar el retiro del mismo.
  • Tratamiento quirúrgico. La electrocoagulación, la fotocoagulación láser y la ligadura arterial son los 3 métodos aplicables que existen actualmente para controlar el sangrado. Todos se realizan en quirófano, bajo anestesia general y empleando un endoscopio para su ejecución.

¿Qué Problemas Atiende la Otorrinolaringología?

Servicios y Especialidades

amigdalitis en panamá

Amigdalitis

Los signos y síntomas comprenden poner aumento del volumen de las amígdalas, dolor de garganta, dificultad para tragar y sensibilidad de los ganglios linfáticos a los lados del cuello.

Leer Más

faringitis

Faringitis

Dolor o irritación en la garganta que puede ocurrir o no al tragar. A menudo acompaña a las infecciones, como un resfriado o la gripe.

Leer Más

otorrino en Panama

Hipoacusia

Puede ser ocasionada por un defecto congénito, lesiones, enfermedades, ciertos medicamentos, exposición a sonidos fuertes o el desgaste propio de la edad.

Leer Más

Infección del oido

Infección del oído

La infección del oído puede comenzar poco después de de un baño en piscina o playa. La secreción súbita de un líquido amarillo o verde del oído puede significar que hay ruptura del tímpano.

Leer Más

Sinusitis

Sinusitis

Puede ser ocasionada por un resfríado o alergias, y puede desaparecer sola. La sinusitis puede ser aguda o crónica. Debe ser tratada a tiempo para evitar las distintas complicaciones.

Leer Más

Adenoides

Adenoides

Los siguientes síntomas suelen asociarse a unas adenoides inflamadas: dificultad para respirar por la nariz. respirar por la boca. tener habla nasal, como si se tuviera la nariz tapada.

Leer Más

Desviación del tabique nasal

Desviación del tabique nasal

En muchos casos, es posible que no haya síntomas. Cuando aparecen incluyen congestión, hemorragia nasal y respiración ruidosa durante el sueño.

Leer Más

Congestión Nasal

Congestión nasal

Rinorrea o congestión nasal en adultos. Una nariz congestionada o tapada se produce cuando los tejidos que la recubren se inflaman.

Leer Más

Escríbeme para una consulta

Pacientes Atendidos

Casos

Entrenamientos

Especialidades

Las condiciones más comunes de los pacientes que asisten al consultorio de la doctora Brenda:

Amigdalitis

Adenoides

Congestión nasal

Desviación del tabique nasal

Dificultad para respirar

Disfonía

Dolor al tragar

Dolor de garganta

Dolor de oídos

Faringitis

Faringolaringitis

Fractura nasal

Ganglio en cuello

Ganglios en cuello

Glositis

Hipoacusia

Infección del oído

Infección de garganta

Laringitis

Movimientos involuntarios en los ojos

Otalgia

Otitis

Pérdida de audición

Poliposis nasal

Rinitis crónica

Ronquera

Ronquidos

Sinusitis

Sordera

Vértigo

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!