Tiroidectomía

Una tiroidectomía es el nombre que recibe el procedimiento quirúrgico que se aplica para remover la glándula tiroides cuando ésta presenta algún tipo de enfermedad o anomalía.

¿Qué tipos de tiroidectomía existen?

Básicamente la cirugía para extirpar la glándula tiroidea es el procedimiento más común en el tratamiento del cáncer de tiroides y otras enfermedades funcionales (entre ellas, el bocio o el hipertiroidismo).

En este sentido, el procedimiento puede llevarse a cabo de dos maneras:

  • Tiroidectomía total. Indicada principalmente cuando existen procesos neoplásicos malignos o tumores en la laringe que pudiesen evolucionar en metástasis.
  • Tiroidectomía parcial. Para prevenir el hipotiroidismo (en los casos que así lo permiten) es posible extirpar hasta un 95% de la glándula; la cual luego de algún tiempo, vuelva regenerarse y reestablecer su función.
    tiroidectomia

    Además de esta clasificación, existe otro procedimiento denominado lobectomía; el cual consiste en remover una mitad o sección del tejido (lóbulo de la tiroides), para conservar la integridad del resto de la glándula.

    ¿Cómo se realiza una tiroidectomía?

    En particular, la tiroides es una glándula en forma de lazo o mariposa ubicada en la base del cuello que forma parte del sistema metabólico del cuerpo.

    Tan pronto como se identifica un problema con su funcionamiento y se decide aplicar una cirugía para extirpar la glándula tiroidea; existen diferentes técnicas que pueden ser aplicadas según el caso:

    • Tiroidectomía convencional. Es el procedimiento más común, en cuyo caso se realiza una incisión en el centro del cuello para ubicar y retirar la glándula directamente.
    • Tiroidectomía transoral. Mediante un corte intraoral (dentro de la boca) se logra el acceso hacia la glándula, logrando extirparla sin dejar una herida visible en el cuello del paciente.
    • Tiroidectomía endoscópica Aprovechando las ventajas que ofrece la técnica video endoscópica; se realiza la intervención utilizando el instrumental quirúrgico mínimamente invasivo que facilita el trabajo del especialista y produce heridas mucho más pequeñas y de más rápida recuperación.

    Recomendaciones finales y posibles complicaciones

    Recomendaciones tiroidectomia

    Por otro lado, cuando se efectúa una lobectomía es difícil poder aplicar pruebas en el futuro (gammagrafías) que ayuden a determinar si el tumor ha regresado.

    Asimismo, después de llevarse a cabo una extirpación total de la glándula, el paciente deberá consumir la hormona tiroidea artificialmente por el resto de su vida (levotiroxina).

    En cualquier caso, entre las complicaciones más frecuentes es probable que algunos pacientes desarrollen hipotiroidismo, hipertiroidismo o hipoparatiroidismo cuando llega a comprometerse la paratiroides durante el procedimiento.

    De la misma manera, se deben cuidar los protocolos establecidos por el especialista durante el postoperatorio para evitar hemorragias e infecciones. En el caso de haber causado daños durante el procedimiento a los nervios laríngeos; puede darse el caso que se presenten problemas y/o pérdida del habla.

    No obstante, lo conveniente en estos casos es mantener el tratamiento indicado durante la fase postoperatoria y observar el tiempo de recuperación; ya que lo normal es que existan cambios en la voz, sensibilidad y dolor en el cuello.

    Conoce más sobre enfermedades y procedimientos

    Directorio de Otorrinolaringología

    ear 1

    Oído

    nose

    Nariz

    throat

    Garganta

    whatsapp logo variantEscríbeme para una consulta

    Pacientes Atendidos

    Casos

    Entrenamientos

    Especialidades

    Las condiciones más comunes de los pacientes que asisten al consultorio de la doctora Brenda:
    Amigdalitis

    Adenoides

    Congestión nasal
    Desviación del tabique nasal

    Dificultad para respirar

    Disfonía

    Dolor al tragar

    Dolor de garganta

    Dolor de oídos

    Faringitis

    Faringolaringitis

    Fractura nasal

    Ganglio en cuello

    Ganglios en cuello

    Glositis

    Hipoacusia
    Infección del oído

    Infección de garganta

    Laringitis
    Movimientos involuntarios en los ojos
    Otalgia

    Otitis

    Pérdida de audición

    Poliposis nasal

    Rinitis crónica

    Ronquera

    Ronquidos

    Sinusitis

    Sordera

    Vértigo