Timpanoplastia

Timpanoplastia; procedimiento, riesgos y recomendaciones

Cuando la membrana timpánica presenta indicios de afectación o ruptura, probablemente resulte necesario practicar una timpanoplastia para ayudar a resolver el problema.

Antes que nada, conviene saber que el tímpano es una delicada capa que forma parte del oído medio y está ubicada al fondo del conducto auditivo; la cual separa las secciones más sensibles del oído y las protege de agentes externos. De hecho, son las vibraciones de esta membrana las que convierten los sonidos que percibimos del ambiente y los envía hacia el interior; viajando a través del oído medio e interno, hasta convertirse en información que nuestro cerebro es capaz de procesar.

Timpanoplastia

¿Qué es y por qué se debe hacer una timpanoplastia?

En primer lugar, la timpanoplastia es el nombre que recibe un procedimiento quirúrgico cuyo objetivo es el de reconstruir la membrana timpánica para devolver su función, luego de haber sufrido alguna perforación o daños.

Generalmente el tímpano es capaz de regenerarse por sí mismo y es por ello que muchos especialistas prefieren mantener al paciente en observación algún tiempo antes de proceder con la cirugía.

Asimismo, existen diversas causas por las que puede afectarse el tímpano:

  • Infecciones severas de oído que revientan el tímpano.
  • Traumatismos (frecuente el que ocasionan los bastoncillos de algodón).
  • Tubos de ventilación que previamente se han caído o retirado.
  • Un tumor (colesteatoma).

¿Qué ocurre durante una timpanoplastia?

¿Que ocurre durante una timpanoplastia?

Después de aplicar anestesia general se procede con el abordaje que en general dura de 1 a 3 horas y con cierta frecuencia se realiza desde la parte de atrás de la oreja.

Seguidamente se inicia la reconstrucción del tímpano, la cual puede hacerse con injerto natural (cartílago, fascia) o parche sintético. De la misma manera, el especialista coloca material de relleno en la parte superior y posterior del injerto para ayudar a sostenerlo.

Tan pronto como finaliza la cirugía, por lo general el paciente retorna a casa tras una breve recuperación. 

Después de esto es normal que sienta algunas molestias, que pueden incluir mareos y alguna hemorragia leve.

Recomendaciones durante el post operatorio

  • Evita la manipulación del oído afectado; en caso de secreción, solo debe limpiarse cuidadosamente siguiendo las indicaciones del médico.
  • Evita las infecciones y la sobre exposición en lugares donde puedas coger un resfriado.
  • Evita la entrada de agua al oído; para bañarte protégelo con un trozo de algodón cubierto con vaselina.
  • Evita sonarte la nariz y en lo posible cualquier agente alérgeno que te provoque reacción y estornudos.
  • No podrás tomar un avión, hasta tanto cuentes con la autorización de tu médico tratante.
  • No podrás nadar o sumergirte hasta que lo indique el especialista.
Recomendaciones timpanoplastia

Por último, hay que recordar que se trata de una cirugía y como tal se deben tener los cuidados necesarios durante la etapa de recuperación para evitar situaciones de riesgo.

En este sentido, en casos excepcionales puede que se presenten imprevistos como un rechazo al injerto, zumbidos o mareos; en cuyo caso es conveniente comentar la novedad con el especialista, para que pueda tomar medidas correctivas a tiempo.

Conoce más sobre enfermedades y procedimientos

Directorio de Otorrinolaringología

ear 1

Oído

nose

Nariz

throat

Garganta

whatsapp logo variantEscríbeme para una consulta

Pacientes Atendidos

Casos

Entrenamientos

Especialidades

Las condiciones más comunes de los pacientes que asisten al consultorio de la doctora Brenda:

Amigdalitis

Adenoides

Congestión nasal

Desviación del tabique nasal

Dificultad para respirar

Disfonía

Dolor al tragar

Dolor de garganta

Dolor de oídos

Faringitis

Faringolaringitis

Fractura nasal

Ganglio en cuello

Ganglios en cuello

Glositis

Hipoacusia

Infección del oído

Infección de garganta

Laringitis

Movimientos involuntarios en los ojos

Otalgia

Otitis

Pérdida de audición

Poliposis nasal

Rinitis crónica

Ronquera

Ronquidos

Sinusitis

Sordera

Vértigo